trombinoscope sociale

**Los cuatro dilemas de la crisis Europea**

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas

**Los cuatro dilemas de la crisis Europea**

Message  Cordoba le Dim 4 Déc - 0:18

**éléments contigus**
La crisis económica que está haciendo que el euro se tambalee pone a la Unión Europea ante cuatro grandes desafíos políticos. ¿Cuáles son?

Las alarmas se prendieron nuevamente en la Eurozona esta semana con el anuncio de que los bonos de deuda pública italiana a diez años superaron la barrera psicológica del 7 por ciento.

Italia es la octava economía del planeta y tercera entre los países que adoptaron la moneda común y, para muchos analistas, la delicada situación por la que atraviesan sus finanzas supone una prueba de fuego para Europa.

Italia es, aseguran, "demasiado grande para caer" y la Unión Europea no dispone de fondos para salvarla en caso de que un rescate de su economía se hiciera inevitable.

Y los problemas italianos se suman a la ya larga crisis griega.

La semana pasada, el anuncio del ahora expresidente griego, Yorgos Papandreu, de someter a un referendo la adopción de un nuevo paquete de rescate puso de relieve que la crisis en la zona euro no es sólo económica, sino también política, y dejó en evidencia algunos de los dilemas a los que se enfrenta Europa.

Prestatarios vs Prestamistas
Como Estados Unidos y Reino Unido, Europa enfrenta una enorme deuda pública y privada que, en su gran parte, no podrá ser reintegrada.

La pregunta es, ¿cuánto se elimina y quién recoge la cuenta?

Para la Eurozona en conjunto, el problema de la deuda es comparable al de EE.UU. y potencialmente manejable.

El problema es que algunos de los países de la Eurozona están mucho más endeudados que otros.

En el trato alcanzado en octubre algunos prestamistas privados acordaron reducir el valor de la deuda griega a la mitad.

Los inversionistas también piensan que lo mismo pueda suceder con los gobiernos de Portugal, Irlanda, Italia y España.

Pero cuando la deuda mala se elimina, alguien tiene que asumir las pérdidas.

Si bien EE.UU., Reino Unido y otros países fuera de Europa tienen parte de esa deuda, la mayoría se concentra en los bancos europeos y, cada vez más, en el Banco Central Europeo (BCE).

Esta es la principal razón por la reciente pérdida de confianza en el sistema bancario europeo.

Sin embargo, si bien Alemania podría financiar el rescate de sus bancos, otros países no podrán rescatar los suyos, como ya lo demostró Irlanda.

El paquete de octubre insta a los bancos a invertir más de US$150.000 millones para desarrollar sus capitales, pero no está claro si podrán hacerlo sin la intervención de los gobiernos.

Si otros países europeos se unen a Grecia en eliminar pagos de su deuda, los bancos podrían llegar a necesitar incluso más dinero.

Eventualmente, Alemania y otros países menos endeudados podrían tener que soportar la mayor parte del peso de rescatar los bancos de la eurozona y de sus gobiernos más débiles.

Austeridad vs Crecimiento
Como en casi todas partes, la mayoría de los gobiernos europeos han visto cómo sus cantidades de préstamos se han ido inflando durante la recesión.

Al mismo tiempo, los temores sobre la habilidad de los gobiernos del sur de Europa para pagar sus deudas significa que sus costos de pedir prestado también se han ido a las nubes.

Bajo presión de Alemania y el BCE, todos estos países han tenido que introducir dolorosos recortes en el gasto público y aumentos de impuestos.

Para poner un buen ejemplo, hasta la propia Alemania se ha tenido que apretar el cinturón prometiendo eliminar su modesto déficit para 2013.

Pero he ahí el problema: La austeridad está matando el crecimiento en toda Europa.

Y con menos benficios para impuestos y más subsidios por desempleo, el débil crecimiento dificulta aún más que los gobiernos puedan reducir sus préstamos y pagar sus deudas.

Para detener la desaceleración de la eurozona , El BCE ahora contempla reducir sus tasas de interés, actualmente en el 1,5%.

El banco central estudia comprar mas deuda italiana y española, inyectando dinero al sistema financiero y aliviando la presión sobre los países que están recortando sus préstamos.

Sin embargo, esta medida siempre ha recibido una dura oposición por los miembros alemanes del BCE.

Otra opción para estimular el crecimiento es que los pocos países a los que los mercados aún están dispuestos a ceder préstamos, pidan más y gasten más, compensando los recortes en el gasto de los países del sur de Europa.

Sin embargo, para Alemania -que actualmente puede endeudarse a unos intereses bajos sin precedentes- pedir prestado es un anatema.

Disciplina vs Solidaridad
El punto de vista de Alemania sobre la crisis de la eurozona es simple.

Los gobiernos del sur de Europa pidieron prestado de forma imprudente con las bajas tasas de interés disponibles dentro de la zona del euro.

Ahora están siendo castigados por los mercados y deben aprender a ser disciplinados.

Alemania quiere que otros países incorporen reglas estrictas de presupuesto en sus respectivas constituciones para impedir que tales actos de imprudencia se cometan en el futuro.

Sin embargo las reglas, con sus respectivos castigos, pueden no resultar creíbles. Imponer una multa a un gobierno sobreendeudado es como pegarle a alguien que está en el suelo.

De hecho, un "pacto de estabilidad" tal con reglas de presupuesto, algo en lo que insistió Alemania desde la creación del euro, fue roto con impunidad rápidamente por la propia Alemania.

Es más, el enfoque en la disciplina omite un punto más importante.

Si bien el punto de vista alemán puede ser pertinente para Grecia -cuyo gobierno manipuló originalmente sus cifras de préstamos para poder entrar en el euro- es sumamente injusto en el caso español.

Antes de la crisis financiera, el gobierno español tenía menores niveles de deuda que Alemania y (a diferencia de Alemania) de hecho gastaba menos de lo que ganaba por concepto de impuestos.

Sin embargo, el país atravesó una burbuja inmobiliaria que explotó espectacularmente dejando a su economía a la deriva.

Los salarios, inflados durante los años buenos, ahora no son competitivos y el desempleo se disparó hasta el 20%.

Sin embargo, dentro de la eurozona España no puede hacer una devaluación para recuperar una ventaja comparativa de precios. Tampoco puede necesariamente esperar que el BCE rebaje las tasas de interés o que compre sus deudas.

Colocar una camisa de fuerza fiscal también empeora las cosas.

Comparen esa situación con lo sucedido en el estado de Michigan en EE.UU. donde el colapso de la industria automotriz derivó en un desastre.

A diferencia de Europa, EE.UU. tiene un gobierno federal que puede imponer impuestos sobre otros estados para ayudar a Michigan, al pagar beneficios por desempleo y ayudar a recuperar las grandes empresas del sector automotriz.

Si el euro va a funcionar en el futuro, advierten los economistas, entonces un sistema similar de transferencias fiscales centralizadas también se necesitará en la eurozona.

Y en medio de la actual crisis, de nuevo es Alemania la que tendría que asumir la mayor parte de la cuenta.

Europa vs. las Naciones
A primera vista el gran enfrentamiento en Europa es entre el pagador y el sur europeo en bancarrota.

Para los votantes alemanes, el milagro económico del país tras las Segunda Guerra Mundial fue construido a base de una moneda fuerte, prudencia en las finanzas y exportaciones sólidas.

Es difícil para los electores alemanes entender que precisamente estas virtudes están en el centro de la crisis actual.

Sin embargo, Alemania tiene todo que perder si no ayuda al sur y la Eurozona se desintegra.

Si Grecia, Italia y otros países caen en default, o cesación de pagos, los prestamistas alemanes y franceses serían los mayores perdedores.

Si ellos también abandonan el euro, sería un desastre legal y financiero para todos.

Es más, el éxito de las exportaciones alemanas durante la pasada década se ha desarrollado sobre la base de un tipo de cambio débil más competitivo que entró en efecto al compartir la moneda con el sur de Europa.

Sin el euro se podría esperar que Alemania, como refugio seguro, experimente un alza en su monedad con consecuencias devastadoras para la industria del país, que se basa en las exportaciones.

Mientras tanto, fuera del euro los países del sur en Europa verían caer en picada sus monedas, lo que conduciría a aumentos en la inflación y en el costo de la vida tan dolorosos como las medidas de austeridad contra las que protestan actualmente.

Sin embargo estas crudas realidades no son ampliamente apreciadas en Alemania o en sus vecinos.

Porque el verdadero problema es que no hay nadie que pueda tener la credibilidad para hablar por el interés común de Europa.

Desde sus inicios en los años cincuenta, el proyecto europeo ha sido manejado y controlado por un club de gobiernos nacionales.

El proceso político ha sido de regateo tras bastidores con la presentación de los temas al electorado como un asunto de intereses nacionales en competencia.

Sin embargo tal regateo es peligroso en una crisis financiera.

Cualquier solución debe ser acordada por los 17 gobiernos y ratificada por los 17 parlamentos en un proceso increíblemente lento.

Y entre más tiempo toma, más se corre el riesgo que las disputas se vuelvan más amargas, y que la pérdida de confianza de los mercados en el euro sea mayor, socavando la frágil economía europea.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, ha intentado hablar pensando en el interés común, suplicando que la Comisión asuma el liderazgo en la solución de los problemas de Europa.

Sin embargo, su puesto es un nombramiento político y, como tal, fácilmente ignorado por los líderes nacionales y apenas notado por el público en general.

Quizás si Barroso fuese un líder electo, podría guiar la opinión pública europea hasta lograr una solución exhaustiva a la crisis que equilibre los intereses de las distintas naciones.

Pero tal como están las cosas, el público europeo está muy lejos de entender los temas o de aceptar que una mayor integración económica y política podría ser necesaria para salvar al euro.

Tristemente, este dilema político podría no tener una solución viable.

Por lo pronto, el avance de los tecnócratas en puestos relevantes parece firme. Ya ocurrió en Grecia con el nombramiento de Lucas Papademos, con años de experiencia como presidente del Banco Central de Grecia y como vicepresidente del BCE, y ahora parece que Italia seguirá el ejemplo con el nombre de Mario Monti, antiguo comisario de Economía de la Unión Europea, quien suena como reemplazo de Silvio Berlusconi.


Dernière édition par Cordoba le Sam 10 Déc - 18:30, édité 1 fois
avatar
Cordoba
modérateur
modérateur

Nombre de messages : 104
Age : 44
Localisation : Monteria
Date d'inscription : 11/11/2010

https://www.facebook.com/Astrid317

Revenir en haut Aller en bas

*EUROPA SE AGRIETA*

Message  Cordoba le Sam 10 Déc - 18:24

texte espagnol et en français:
El veto británico a la integración fiscal no impide que la mayoría de países de la Unión Europea sigan adelante con sus planes, pero revela una profunda grieta. Esto fue lo qué se decidió y lo qué significa.......

Si la cumbre de la Unión Europea se puede calificar de fracaso o éxito, sólo se sabrá con algo de tiempo. Lo que ya se puede constatar es que los planes del dúo "Merkozy" se toparon con el euroescepticismo británico. Y Europa salió fracturada como resultado.

El veto británico impidió que el acuerdo para avanzar hacia la integración fiscal se hiciera a través de una reforma del tratado de la Unión Europea por la oposición británica, como querían Angela Merkel y Nicolas Sarkozy.

El primer ministro David Cameron justificó su decisión por su negativa a ceder más ámbitos de soberanía a Bruselas y para proteger a su poderoso sector financiero.

Pero los europeos decidieron seguir adelante con la unión fiscal. De los 27 países que forman la Unión Europea, 24 se sumaron al tren de la coordinación fiscal y disciplina presupuestaria. Suecia y la República Checa quedan pendientes de un referendo parlamentario.

Reino Unido se queda fuera. Inicialmente se dijo también que Hungría, pero el gobierno confirmó a la BBC que se incorporaría al acuerdo tras consultarlo con el parlamento.

La cuestión es si Europa estrecha lazos y sólo deja atrás a los tradicionalmente euroescépticos británicos, o si la postura de Londres puede llegar a derivar en que se tambalee la integridad del bloque.

Los británicos se quedan fuera

La delegación británica quiso imponer dos "salvaguardas" antes de aceptar la reforma, incluido el poder abstenerse de participar en los cambios planeados en la regulación de servicios financieros.

Según fuentes del gobierno británico confirmaron al corresponsal de Asuntos Políticos de la BBC Ian Watson, la propuesta de Cameron para dejar fuera del acuerdo la industria financiera de la City de Londres (el corazón financiero de la capital inglesa) "ni siquiera fue discutida".

La condición fue directamente considerada inaceptable por el resto de sus socios europeos.

Francia y Alemania resolvieron seguir adelante renunciando a una reforma que comprometiera a los 27 miembros del bloque. Merkel y Sarkozy cumplieron con su promesa de seguir adelante con un acuerdo sólo para la eurozona.

Así fue que cerraron el pacto para imponer sanciones automáticas para quienes incumplan las metas de déficit, salvo que tres cuartos de los Estados miembros voten en contra, y que la norma de presupuestos equilibrados se integre en las constituciones nacionales.

Otros elementos sobre los que también hubo acuerdo fue en acelerar en un año la entrada en vigor del fondo de rescate permanente y dotar al Fondo Monetario Internacional de US$266.000 millones para ayudar a los países con problemas.

El canciller del Reino Unido, William Hague, negó en entrevista con la BBC que su país se haya quedado fuera de ningún club. "No cambiamos nuestra relación con la UE porque no hemos cambiado una sola palabra del tratado".

Para Hague, lo acordado ahora no es ni más que lo que ya pasa en política fronteriza o defensa, hay europeos que colaboran más que otros.

Pero, como señala Watson, la sorpresa está en que el acuerdo no se ha limitado a los 17 de la eurozona sino otros seis países lo han suscrito, a falta de referendo parlamentario en Suecia y República Checa.

"Aunque el primer ministro David Cameron niegue que vaya a quedar aislado (…), estamos ante la posibilidad de que 25 (en realidad son 26 si se incluye a Hungría) de los 27 países se reúnan hasta mensualmente para discutir políticas económicas".

Y el peligro para Cameron es que si de esas reuniones resultaran cambios en el mercado común o en la regulación financiera, eso tendría un profundo impacto en su economía, sin ni siquiera estar en la mesa en que se toman esas decisiones.

Lo que se acordó... y lo que no

Fueron más de diez horas de negociaciones que se extendieron hasta el viernes de madrugada.

Los europeos sellaron un pacto intergubernamental para asegurar una mayor disciplina fiscal. Lo acordado incluye sanciones automáticas para los que incumplan sus metas de déficit, la revisión de los presupuestos por parte de Bruselas y la inclusión de la regla de oro de presupuestos equilibrados en los ordenamientos internos.

Otro acuerdo está en adelantar a julio de 2012 la entrada en vigor del fondo permanente de rescate (Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE), que se solaparía durante un año con el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

El FEEF cuenta con una capacidad de intervención de US$335.000 millones, si se descuenta lo ya comprometido para salvar a Grecia, Irlanda y Portugal. El MEDE contará con el doble, US$670.000 millones.

Además, los europeos aportarán algo menos de US$270.000 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudar a los países con problemas de financiación.

Como apunta el enviado especial de la BBC a Bruselas Matthew Price, Alemania y Francia están tratando de hacer ver el resultado de la cumbre como un éxito porque han conseguido el acuerdo para endurecer el control fiscal en la eurozona.

Sin embargo, señala Price, todavía está por ver si lo acordado servirá para resolver lo más urgente de la crisis.

"A corto plazo, los acuerdos no han sido grandes. El gran foco ha estado en el largo plazo", comenta el enviado de la BBC.

"En el corto plazo, los 200.000 euros adicionales que serán aportados al Fondo Monetario Internacional. Aunque es mucho dinero, no es suficiente. En los mercados están hablando de dos o tres billones para asegurar el futuro del euro".

Pero además, hay que tener en cuenta que más allá del desacuerdo británico, sobre la mesa había otros elementos sobre los que no hubo acuerdo en absoluto.

Ni se otorga una licencia bancaria al MEDE para que pueda captar fondos del Banco Central Europeo ni se habla de la emisión de eurobonos.

Tampoco, como algunos analistas críticos exigen, se toca la configuración del BCE, a cuyo diseño atribuyen su incapacidad para comprar deuda soberana.

texte en français
Si le sommet de l'Union européenne peut être décrit comme l'échec ou le succès, ne sera connue que depuis quelque temps. Je peux déjà voir, c'est que les plans du duo "Merkozy" rencontré l'euroscepticisme britannique. Et l'Europe s'est fracturé à la suite.

Le veto britannique a empêché l'accord pour progresser vers l'intégration fiscale est faite par une réforme du traité de l'Union européenne par l'opposition britannique, comme ils le voulaient, Angela Merkel et Nicolas Sarkozy.

Le Premier ministre David Cameron a justifié sa décision par son refus de céder davantage de souveraineté à des zones de Bruxelles et de protéger son secteur financier puissant.

Mais les Européens ont décidé d'aller de l'avant avec l'union fiscale. Sur les 27 pays formant l'Union européenne, 24 joint le mouvement de la coordination de la discipline fiscale et budgétaire. La Suède et la République tchèque sont en attente du référendum parlementaire.

Royaume-Uni reste en dehors. Initialement, il était également dit que la Hongrie, mais le gouvernement a confirmé à la BBC pour être incorporé dans l'accord, en consultation avec le Parlement.

La question est de savoir si des liens étroits et l'Europe laisse derrière lui que les eurosceptiques britanniques, traditionnellement, ou si la position de Londres peut être atteint que conduire à décaler l'intégrité du bloc.

Les Britanniques sont laissés de côté

La délégation britannique a cherché à imposer deux "garanties" avant d'accepter la réforme, y compris le pouvoir de s'abstenir de participer à des changements prévus dans la réglementation des services financiers.

Selon des sources gouvernementales ont confirmé le correspondant britannique pour la BBC, Ian Watson affaires politiques, la proposition de Cameron pour exclure l'industrie financière en vertu de la Ville de Londres (le coeur financier de la capitale anglaise) "n'a même pas été discuté."

La condition a été directement considéré comme inacceptable pour le reste de ses partenaires européens.

France et l'Allemagne ont décidé de continuer à donner à s'engager à réformer le bloc de 27 membres. Merkel et Sarkozy a tenu sa promesse d'aller de l'avant avec un accord juste pour la zone euro.

Alors il a fermé la face d'imposer des sanctions automatiques pour ceux qui enfreignent les objectifs de déficit, sauf que les trois quarts des Etats membres votent contre, et que la norme de budgets équilibrés sont intégrées dans les constitutions nationales.

D'autres éléments de l'accord était qu'il y avait aussi une année pour accélérer l'entrée en vigueur du fonds de secours permanent à fournir au Fonds monétaire international des Etats-Unis $ 266 000 de dollars pour aider les pays en difficulté.

Britannique des Affaires étrangères Ministre, William Hague, a nié dans une interview à la BBC que son pays a été exclu de n'importe quel club. «Nous ne changeons pas nos relations avec l'UE parce que nous n'avons pas changé un mot de ce traité."

Pour La Haye, a accepté aujourd'hui n'est rien de plus que ce qui est déjà une réalité dans la politique de frontière ou de la défense, il ya des Européens qui travaillent plus que les autres.

Mais, comme Watson, la surprise est que l'accord ne s'est pas limitée aux 17 de la zone euro, mais six pays ont signé l'absence de référendum parlementaire en Suède et République tchèque.

"Bien que le Premier ministre David Cameron refuse d'être laissé seul (...), nous avons face à la possibilité que le 25 (en fait, ils sont 26 si vous incluez la Hongrie) des 27 pays de se réunir mensuellement pour discuter des politiques économiques."

Et le danger pour Cameron est que si ces rencontres ont abouti à des changements dans le marché commun ou dans la régulation financière, qui aurait un impact profond sur l'économie, sans même être sur la table quand les décisions sont prises.

Il a été convenu ... et ce qui ne

Il y avait plus de dix heures de négociations qui a duré jusqu'à l'aube du vendredi.

Les Européens ont forgé une entente intergouvernementale, à assurer une plus grande discipline budgétaire. Les accords prévoient des sanctions automatiques en cas de violation de leurs objectifs de déficit, l'examen des budgets de Bruxelles et de l'inclusion de la règle d'or de l'équilibre budgétaire dans la législation nationale.

Un autre accord est de faire progresser à Juillet 2012 entrée en vigueur du fonds de sauvetage permanent (Mécanisme européen de stabilité, Médée), ce qui se chevauchent pour un an avec le Fonds européen de stabilité financière (FESF).

Le FESF a une capacité d'intervention des Etats-Unis $ 335 000 millions de dollars, si elle est actualisée déjà engagés pour sauver la Grèce, l'Irlande et le Portugal. Médée va doubler, Etats-Unis $ 670 000 millions d'euros.

Par ailleurs, les Européens contribuent un peu moins de $ 270.000 américains millions de dollars pour le Fonds monétaire international (FMI) pour aider les pays avec des problèmes financiers.

Comme l'a noté l'envoyé spécial de l'Matthieu Bruxelles Prix BBC, l'Allemagne et la France tentent de voir les résultats du sommet comme un succès parce qu'ils ont obtenu l'accord pour resserrer le contrôle fiscal de la zone euro.

Cependant, les points hors de prix, reste à voir si l'accord servira à résoudre la crise la plus urgente.

«À court terme, les accords n'ont pas été grande. Le grand foyer a été sur le long terme", a déclaré l'envoyé de la BBC.

«À court terme, € 200.000 supplémentaires seront versés au Fonds monétaire international. Bien que beaucoup d'argent ne suffit pas. Dans les marchés parlons de deux ou trois milliards pour assurer l'avenir de l'euro".

En outre, il convient de noter qu'au-delà des désaccords britanniques sur la table il y avait d'autres éléments sur lesquels il n'y avait pas d'accord du tout.

Ni la banque est autorisée à MEDE sorte que vous pouvez lever des fonds auprès de la Banque centrale européenne ou de discuter de l'émission d'euro-obligations.

Ni, comme certains critiques appellent pour les analystes, touchez le paramètre de la BCE, dont la conception attribuent leur incapacité à acheter de la dette souveraine.
avatar
Cordoba
modérateur
modérateur

Nombre de messages : 104
Age : 44
Localisation : Monteria
Date d'inscription : 11/11/2010

https://www.facebook.com/Astrid317

Revenir en haut Aller en bas

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut

- Sujets similaires

 
Permission de ce forum:
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum